Kelly Talamas, una voz influyente en la industria de la moda latinoamericana

 Foto: Andrés Oyuela

Foto: Andrés Oyuela

Kelly Talamas es una voz influyente en la industria de la moda latinoamericana. Después de su paso por Vogue México y Latinoamérica, en donde llegó a ocupar la dirección editorial y la dirección creativa de la publicación, en septiembre anunció su separación de la revista luego de 10 años.

Su trabajo en Vogue comenzó con el puesto de coordinadora editorial. Aplicó para esta posición al saber de las oficinas de Vogue Latinoamérica en Miami, su ciudad natal. Dejó la revista Ocean Drive, un trabajo que tuvo por un año, tras graduarse de la Universidad de Miami en periodismo y economía, y comenzó su labor en la “Biblia de la moda”, como muchos llaman a Vogue. Allí trabajó con un equipo pequeño, por lo que tuvo la oportunidad de hacer de todo un poco.

Después de un año como coordinadora, le ofrecieron el puesto de editora de moda, ya que en su función anterior trabajó muy de cerca con la editora de moda mientras le ayudaba con sus secciones. En 2011 se trasladó a ciudad de México para seguir con esta labor, que tuvo por cuatro años, hasta que en 2012 le ofrecieron el puesto de directora editorial de la revista, con tan solo 28 años.

 

Un nuevo destino en América Latina

A mediados de 2016 se mudó a Bogotá y dejó la posición de directora editorial de Vogue. En ese momento se convirtió en la directora creativa de la revista.

La exeditora cuenta que este fue un puesto que crearon a raíz de su mudanza a Colombia y que surgió por la necesidad de tener más presencia en Latinoamérica y crear más contenido de la región.

“El mismo equipo hace Vogue México y Latinoamérica, que son dos revistas diferentes, pero al estar en México, que es un monstruo de país y de industria, a veces quita mucha atención del equipo, a pesar de hacer iniciativas como el Vogue en Vivo en Panamá, el Vogue’s Talents Corner o la Noche Vogue en Perú”, explica Talamas.

 Eva Hughes, Eva Longoria y Kelly Talamas durante Vogue en Vivo en Panamá. Foto: Archivo La Prensa

Eva Hughes, Eva Longoria y Kelly Talamas durante Vogue en Vivo en Panamá. Foto: Archivo La Prensa

Por esta razón, su misión el último año fue enfocarse en Latinoamérica y buscar oportunidades para tener más presencia en la región. De esta manera, se dedicó a promover el talento local, “viajando a cada país y viendo sus necesidades, y también para poder desarrollar proyectos y contenido especial de y creado en Latinoamérica para poder publicarlo en la revista y en el sitio web”, destaca.

 

Embajadora del talento local

Solo bastó con ver la camiseta que llevaba el día que la entrevisté a través de una videollamada, para comprobar que cree en el talento local. En ella se leía la frase “París_7501 Bogotá_DC”, que me llamó mucho la atención. Se trataba de una de las piezas emblemáticas de la colección cápsula que desarrolló el diseñador colombiano Esteban Cortázar con la tienda de ropa Seven Seven, que esa semana salía a la venta.

👋🏼 Bogota, I’m 🔙 @ecortazar @sevenseven @creoconsulting

A post shared by Kelly Talamas de Rilliet (@kellytalamas) on

Su aprecio por el producto local es de siempre. Manifiesta que desde muy joven le ha gustado viajar y le encantaba encontrar prendas auténticas en los países que visitaba, “objetos que nadie iba a tener cuando regresaba a casa”. Esa afición por lo regional fue potenciada por su trabajo en Vogue.

“Cuando me mudé a México, abrí los ojos a un mundo completamente inspirador, diferente, con tanto talento”, comenta Talamas. “Poder promover y cambiar un poco fue algo que me gustó, porque veía que había talento, tantas cosas lindas que la gente no aprovechaba o no buscaba, o de pronto no conocía”.

Destacar lo mejor de la región es otra característica esencial de su carrera. Al tener la oportunidad de viajar a capitales de la moda como París, Nueva York y Milán, se le hizo importante representar el talento latinoamericano.

 Foto: Aldo Decaniz

Foto: Aldo Decaniz

“Siempre voy a usar marcas internacionales, pero creo que es un mix and match que tienes que hacer. Me gustaba poder mostrar el talento que teníamos y esa esencia latina a través de la ropa que yo llevaba”, confiesa.

Talamas reconoce el potencial que tiene la región latinoamericana. En los últimos años ha visto crecer a varios diseñadores, entre los que destaca a la colombiana Johanna Ortiz.

“Ella [Ortiz] lleva años en la industria. Me acuerdo de que hicimos una portada para la primera dama de Colombia [en 2013] y para la foto ella usó Johanna Ortiz, porque era cliente fiel de ella. Pero en ese momento solo la conocían en Colombia o personas que habían viajado allá. Entonces ella dio un giro importante y en el minuto en que salió tuvo mucho éxito y eso abrió un poco el camino para otros diseñadores que han estado luchando para poder ser reconocidos”, destaca.

A post shared by Beyoncé (@beyonce) on

Pero acepta que la lista es eterna. Hoy el talento latinoamericano está tan expuesto que es difícil seguirles la pista a todos los diseñadores que emergen. Sin embargo, Talamas cuenta que hay muchos que está viendo.

Mercedes Salazar y Pepa Pombo son dos firmas que menciona, que también llevan tiempo en el mercado, “pero que hoy están reconocidas internacionalmente”.

Carlo Carrizosa, Paula Mendoza y Silvia Tcherassi, de Colombia; Mónica Sordo, de Venezuela, y Hunting Season son otros de los diseñadores y marcas que nombra. “Hay muchos que en los últimos tres o cuatro años están teniendo un boom”, agrega.

 

Un nuevo comienzo

Hace poco Talamas decidió dejar la revista, tras una década de trabajar en la publicación.

“Llevaba 10 años en la empresa, y aunque la verdad podía seguir otros 10 años, porque ha sido mi casa y yo crecí ahí y me ha dado mucho, quería un cambio. Quiero empezar de cero”, confiesa.

“Tengo 33 años y ganas de hacer muchas cosas, y en este momento vi la posibilidad de poder empezar otra etapa de vida y hacer proyectos donde puedo tener más autonomía y tomar mis propias decisiones, poder escoger bien los proyectos que van afines con mi estilo de vida, con lo que yo puedo aportar”, agrega.

A pesar de que ya no forma parte del equipo de Vogue, siempre llevará el nombre de la revista consigo. En su paso por la publicación fue testigo del crecimiento de la industria de la moda en varios países con iniciativas que tenían mucho impacto, tales como Who’s On Next y Vogue en Vivo.

 Foto: Diana Sandoval

Foto: Diana Sandoval

“Vogue era como un motor de cambio y de crecimiento para la región. Me siento súper honrada y orgullosa de que pude formar parte de eso. Es como escribir una parte de la historia de la moda en Latinoamérica. Eso para mí es algo que jamás podré olvidar. He aprendido tanto de estos proyectos e iniciativas y cosas que hemos podido hacer que han tenido un impacto en la industria de Latinoamérica”.

Talamas ya tiene más de un año de vivir en Bogotá y confiesa que le gusta mucho.
“Ahora estoy en Colombia, veo que hay muchas oportunidades. Estoy en un lugar importante, estratégico para Latinoamérica, porque todo está cerca de aquí”, asegura.

“Quería un cambio. Creo que la industria de la moda en general está cambiando y está siendo más favorable a emprendedores y yo quiero formar parte de ese cambio”.

Y el hecho de poder hacer una transformación que tenga impacto es efectivamente lo que más le gusta sobre estar en una región como América Latina.

“Cuando te vas a Estados Unidos todo ya está establecido, el mercado está muy saturado. Cuando vienes a un país como Colombia, en todo lo que haces sientes un impacto”, confirma.

“Me está gustando mucho poder formar parte de lo que está sucediendo, de este boom. Es un buen momento para estar aquí”.

Ahora está enfocada en ser un vínculo entre Latinoamérica y el mundo. Por una parte, entre sus planes se encuentran seguir viajando por la región, que es otra de sus grandes pasiones, descubrir y apoyar al talento y seguir consultando con diseñadores que quieren crecer, pero que no saben por dónde empezar.

Pero, por otra parte, espera “también darles a conocer en el mundo y ser el vínculo para marcas internacionales o personas de otros países que quieren conocer a Latinoamérica, que es algo que siempre hice en Vogue”.