40 horas en Ciudad de México

 Todas las fotos por: Isaac Melamed

Todas las fotos por: Isaac Melamed

Cuando me enteré de que tendría que ir a Ciudad de México a una cobertura, me llené de emoción. Lo primero que hice fue ir a mi Google Maps y guardar todos los lugares que me moría por conocer. Pero en un viaje de trabajo los tiempos se pueden volver cortos y, en medio del gran tráfico mexicano, las distancias se alargan. Por suerte tuve la oportunidad de conocer un poquito de esta ciudad en las horas en las que estuve ahí.

A pesar de que no llegué al Castillo de Chapultepec o al Museo Soumaya, traté de estirar mis espacios libres para ver de cerca algunos de los hitos de la ciudad. Estaba decidido a ver el Ángel de la Independencia (sí, ese que sale en la mayoría de las novelas grabadas en el DF), visitar el Zócalo capitalino y encontrar la mejor vista del Palacio de Bellas Artes, una obra arquitectónica espectacular.

0827D8F7-5A75-4143-A1D6-7E3DCE7F3F44.JPG

Para esto, la misión era sencilla: aprovechar el tiempo al máximo. Puse todas mis alarmas a las 6:00 a.m. para empezar el día antes de que saliera el sol. Durante las 40 horas que estuve en Ciudad de México, dormir pasó a un segundo plano.

Después de terminar mi asignación, me tomé la noche del segundo día para visitar un bar de la ciudad. El sitio escogido fue Departamento, un club en Roma Norte que abre a las 9:00 de la noche y cierra a las 3:00 de la tarde. Exacto, del día siguiente.

El resto del tiempo lo dividí entre caminar por las calles del Centro Histórico de la ciudad y experimentar lo mejor de la cultura mexicana, con un poco de chile incluido.

_MG_4441.JPG

Centro lleno de Historia

Zócalo y Centro Histórico de la ciudad

A un costado del Palacio de Bellas Artes se encuentra la Calle Madero, una avenida peatonal que lleva directo al Zócalo, una de las principales atracciones de la ciudad. La Plaza de la Constitución, como se llama realmente, es una parada obligada en Ciudad de México. Tiene un espacio de al menos 48 mil metros cuadrados. Quienes están dentro de esta plaza parecen hormigas en comparación al gran tamaño de la bandera mexicana que se encuentra en el centro.

Los edificios que la rodean complementan la vista maravillosa que se tiene de los rascacielos cercanos.

IMG_9346.jpg

Arquitectura espectacular

Palacio de Bellas Artes

Ubicado a la entrada del Centro Histórico, este monumento imponente llama la atención por su impresionante arquitectura. El edificio, construido al estilo art nouveau, es un ícono de la ciudad y un patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Está dedicado a todas las manifestaciones artísticas, y dentro de sí alberga un centro cultural. Se puede disfrutar de sus alrededores en la plaza de la entrada. Frente al palacio también hay una cafetería con una espléndida vista del inmueble y de las zonas que le rodean. Es el mejor lugar para tomarse un café o un batido, rodeados de arte y arquitectura.

IMG_9623.JPG

Visita a la Casa Azul

Museo Frida Kahlo

Ciudad de México tiene al menos 170 museos. Visitar esta capital sin ir a un museo es un pecado. Entre tanta oferta cultural puede ser difícil escoger. Uno de los sitios que hay que conocer es el Museo de Frida Kahlo.

En ese lugar, de paredes azules, vivieron Diego Rivera y Frida Kahlo, dos de los mayores exponentes del arte mexicano.

Entrar en la casa es entrar en la vida de esta pareja. En el museo es posible ver varias obras de los artistas y conocer de cerca todos los espacios de su antigua vivienda. La esencia de Kahlo se siente al entrar a sus habitaciones y al ver algunas de sus piezas más icónicas.

El tono del sitio y los espacios bien conservados lo convierten en un lugar insta-friendly. Sin embargo, las fotos de las obras están prohibidas, al menos que se consiga una autorización previa de la dirección del museo.

Además de la colección permanente, hay exhibiciones temporales, un café y una tienda de regalos con piezas representativas de Frida.

8C131AD7-DEE3-48FC-B7DA-DC312D5C6107.JPG